Amar de verdad sin cadenas de adicción

Madurez psicológica y espiritual, seguir un camino alegre sin adicciones, cortar con la pornografía, Wenceslao Vial

Vuela libre hacia la luz


Un día que quizá recuerdas la oscuridad cerró tu mente. Fue tal vez en tu infancia, o cuando despertó en ti un enigmático deseo de placer nuevo. Tu cuerpo parecía apto para todo, volabas en el viento y te sentías bien. ¿Por qué después de algunas experiencias dejaste de sentir lo mismo? Poco a poco la ansiedad y el miedo te fueron envolviendo. Rabia y frustración se hicieron tus amigas. Un negro betún de brea y lodo te impedía volar.

Madurez psicológica y espiritual, seguir un camino alegre son adicciones, cortar con la pornografía, Wenceslao Vial

Acepta tu cruda situación

Imágenes tras imágenes, escenas violentas de cruda humanidad. Mujeres y hombres desfilaban desnudos hacia la nada. Ya no querías jugar, la lectura te cansaba, el pobre gato de familia llamaba desde un rincón sin que le hicieras el menor caso. Solo te entretenía aquel robo de intimidad. Todo era eso que no te atrevías a mencionar, excepto con algún cómplice. 

Más y más escenas reclamaban tu presencia. ¿Dónde quedaron tus ansias de libertad, tus paraísos artificiales e inmediatos? Estabas en el suelo con las alas sucias y embarradas. Y, acéptalo, no todo era involuntario. Acepta que te lo advirtieron, acepta que escuchaste más de una vez a tu corazón clamar. Acéptalo sin recriminaciones estériles ni pesimismo. 

Ya te has decidido a pedir ayuda. Lo que creías que era solo tu problema lo has visto en otros. Has descubierto que hay más que cuerpos. Comienzas a sentir que vale la pena amar y ser amados, que los otros no son objetos de usar y tirar. ¡Hay modos buenos de divertirse y pasarlo bien! Eres capaz de hablar y te escuchan. Notas una fuerza nueva que entra en ti.

Madurez psicológica y espiritual, seguir un camino alegre son adicciones, cortar con la pornografía, Wenceslao Vial

Busca ayuda para volar de nuevo

¿Por qué tus gobernantes no hicieron nada para protegerte? Permitieron que ensuciaran las aguas de tu niñez. Permitieron que los traficantes ávidos de dinero controlaran tus instintos y tus sueños. Se entiende tu ira ante tanta hipocresía: escándalo tras escándalo cubierto de ficticia inmunidad. Crímenes diarios, mujeres, hombres y niños lanzados a la platea de los juegos por los poderosos de siempre. La danza en torno al cerdo de oro.

¿Y qué pasó con tus padres? Sin duda no pudieron o no supieron hacer más. Cuántas dificultades habrán tenido o tienen también ellos. Quizá ya hace tiempo que abandonaste el nido, y aún hoy te sangra alguna herida. Sabes que puedes perdonar, sabes que puedes querer, sabes que vales mucho, aunque tal vez nunca te lo dijeron. Y todo esto no significa olvidar.

Pero no te distraigas. Concéntrate en tu proyecto. Si cambias tú puedes cambiar el mundo. Si ahora vuelas tu ejemplo se hará luz y atractivo. Tu dolor de ayer será experiencia de vuelo y empuje para muchos. Comprendes mejor por qué caíste en ese pozo. Todo adquiere sentido. No olvidas el pasado. Miras al futuro con optimismo y te centras en el presente: un presente de amor.

Madurez psicológica y espiritual, seguir un camino alegre son adicciones, cortar con la pornografía, Wenceslao Vial

Comprende y vuela con los demás 

Hace tiempo, y no sin esfuerzo, que puedes volar de nuevo. Ahora eres más precavido. Largas distancias se hacen cortas volando con los demás. Todos juntos en formación, con alguien que marca el paso y la ruta. Si uno se cansa le ayudan. Muchas alas baten al unísono. Cada uno mira hacia delante y forja su propio destino. Es tu camino y tu meta.

Vuelven a sonar en tus oídos los rumores de un campo en primavera. La luz se cuela entre las nubes, el negro de tu alma se ilumina. Hay belleza y verdad por todas partes. Tu corazón, que como un frío cristal se había empañado por dentro, se llena de calor y fuerza. El amor lo desempaña y sientes deseos de clamar: ¡se puede!

Madurez psicológica y espiritual, seguir un camino alegre son adicciones, cortar con la pornografía, Wenceslao Vial

Dinamiza tu espíritu y clama ¡se puede!

Wenceslao Vial

Ver también Abandonar la pornografía en 4 pasos


Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. Pensamos que este relato ayuda a mirar la vida en perspectiva, con optimismo. Muestra heridas psicológicas causadas por una sexualidad no integrada. Da luz para salir de las adicciones y comprender que se puede abandonar la pornografía.

    ResponderEliminar