buen humor y santidad, humorismo para toomar distancia de las dificultades y vivir felices, abandono en Dios, buen humor y relación con Dios



Buen humor y santidad en la oración de Tomás Moro


(Londres, 1478-1535)


«Dame, Señor, una buena digestión 

y, naturalmente, dame algo que digerir. 


Dame la salud del cuerpo 

y el buen humor necesario para mantenerla. 


Dame, Señor, un alma santa 

que guarde el recuerdo 

de todo lo que es bueno, bello y puro, 

para que, al ver el pecado, no me asuste, 

sino que encuentre el medio de arreglar las cosas. 


Dame un alma que no conozca el aburrimiento 

ni la murmuración, quejas o lamentos, 

y no sepa gemir ni suspirar, 

y haz que no me inquiete, 

ni dé importancia a eso tan embarazoso 

que llamo "yo".


Dame, Señor, el sentido del humor; 

dame la gracia de saber aceptar las bromas 

para que pueda sacarle a la vida 

un poco de alegría 

y la haga participar también a los demás, 

Amén». 



 Fuente: Libro Madurez psicológica y espiritual, p. 361.