Madurar en la relación con otros


Madurez: estar a gusto con los demás



El anverso de la moneda


La moneda de la madurez tiene dos caras, en una, estar a gusto con uno mismo, y en el anverso, convivir adecuadamente con quien tengo alrededor. 


La riqueza de la diferencia

Si quiero madurar he de estar a gusto con los demás: reconocer las diferencias y apreciarlas; escuchar sin juzgar; tener el "sano prejuicio" de pensar bien de todos; confiar al saberme indigente; tener relaciones sanas y duraderas; preocuparme por los otros y ser responsable de los que tengo cerca… casi nada. 


Escuchar el podcast: Madurez es estar a gusto con los demás




Fuente: El menos común de los sentidos